Mujeres Extraordinarias

Mujeres y Salud

Post Page Advertisement [Top]

Pareja

Cuando tú crees que él cree...

Cuántas veces en la pareja actuamos bajo el complicado y barroco (por no decir churrigueresco) lema de: "yo pienso que tú piensas que yo pienso...".

Esto significa que nuestro compañero dijo algo que, a veces, ni siquiera yo termino de oír o, en el mejor de los casos, le dejo hablar. Es más, espero a que finalice su parlamento , pero yo ya estoy enfrascada elaborando la respuesta que habré de endilgarle, porque me pareció que quiso o tuvo la intención de decir... Y de ese modo los malentendidos se ponen a la orden del día.

Esta manera de ser tiene una historia antigua.
Los seres humanos somos muy dados a antropomorfizar , es decir, atribuimos a la conducta de los animales irracionales, propósitos o intenciones de nuestra especie. Uno de los ejemplos más socorridos es que cuando los llamados periquitos australianos entrechocan sus picos, nosotras enternecidas decimos : "qué lindos, se están besando".

Algo menos conocido pero quizás más estremecedor es un comportamiento que a muchas personas les parece determinado o dictado por una inteligencia superior. Sin embargo, puede explicarse de manera más simple:

Entre animales sociales del tipo de las hormigas y las abejas, cuando algún ejemplar muere dentro del nido provoca la movilización de varios individuos para trasladar el cadáver hasta las afueras de su vivienda.

Lo anterior no obedece a que crean que deban darle "cristiana sepultura", o que podría espantarles su espíritu chocarrero... Sucede que el cuerpo produce ácido oleico; ese olor -a decir de Dennett- "activa la subrutina de "sáquenla" en las otras abejas". Según ese investigador, si se rocía una abeja viva con tal sustancia las compañeras también la expulsarán.

Este rollo tiene como objetivo invitarles a que escuchemos a nuestra pareja, sobre todo en aquellas situaciones en que las pasiones amenazan con encenderse.

Con gran frecuencia dejamos de lado la posibilidad de negociar, o simple y sencillamente de escuchar la versión del otro. Impulsadas por el deseo de ganar, nuestra mente se concentra en cómo manejar los argumentos de modo que nuestro dicho sea el que prevalezca.

Tan sencillo que sería escuchar atentamente , para después invitarlo a él a hacer lo mismo. ¿Por qué pienso que desea dañarme? ¿A qué obedece mi miedo a ser engañada ? Lo anterior no significa que deba obedecer a pie juntillas lo que me diga, sólo porque él lo ha expresado. Pero si propone seguir los siguientes pasos:

* escuchar con atención

* no interpretar

* preguntar cuando no haya entendido, y

* hacer propuestas en vez de críticas ...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

| Patrocinado por: Cheap Car Insurance Quotes Online