Mujeres Extraordinarias

Mujeres y Salud

Post Page Advertisement [Top]

Pareja

Pongo y pongo... pero no gano

Existen mujeres que se autodefinen como "las que dan todo en una relación de pareja". Generalmente, cuando dicen: "yo di todo", dan por entendido que el supuesto hombre no puso nada y ellas solas construyeron la relación:

  • Buscan la citas con el galán.
  • Lo buscan a domicilio.
  • Hacen las llamadas con cargo a la cuenta propia.
  • De su bolsa sale el dinero para el cine o la discoteca, ¡y no se diga para el aniversario!
  • Siempre perdonan la ofensa y esperan con paciencia.
Y luego exclaman con tristeza:
"Yo tengo que poner todo en esta relación".

A veces, por miedo a la soledad o a perder al supuesto amor de su vida, la mujer se coloca, literalmente, como tapete lleno de flores para que el otro pise cómodamente.

Aunque no lo reconozca o acepte conscientemente, ella desea que el hombre le pague su amor con la misma moneda. Quisiera ser la reina de ese hombre y estar rodeada de mimos y cariños, atenciones y gentilezas.

Pero la realidad es inevitable. Llega un momento en que se cansa de dar; con tristeza cae en la cuenta de que a aquél no le gusta dar, sólo recibir. Y no es que él no vea la disparidad de la relación, es sólo que se hace el desentendido. Más comodino y cínico, mercadea con su poco afecto a precios cada vez más altos, pues llega a decir con cinismo:

  • ¡Qué más quieres que haga!
  • ¡Ya vas a empezar otra vez con tus reclamos!
  • ¡No entiendes que no tengo tiempo!
  • Mejor ya cállate

...O de plano optan por el silencio absoluto, lo que abruma más a la mujer. El pronóstico para esa relación la hace enojar, pero tristemente ese enojo no tiene receptor ni interlocutor... ni siquiera eco.

¿Por qué se da este panorama tan disparejo?

En el fondo ellas eligen hombres abusivos y astutos que, aunque no lo digan abiertamente, conocen a la perfección a esas incautas - inocentes víctimas- que tienen poca autoestima, y mucha necesidad de amor, aceptación y valoración. Saben de entrada (y si no, al poco tiempo) que estas mujeres están dispuestas a invertir todo a cambio de un poco de amor.

En realidad ellas no buscan a un hombre, sino a quien haga las veces de padre; un sol abrigador que las cobije y les haga sentir calidez en el trato.

Mirando hacia el pasado de mujeres que tienen este perfil, encontramos a niñas maltratadas emocionalmente, chiquitas cuya relación con su figura paterna se caracterizó por la utilización, la censura indiscriminada, la poca o nula valoración por su persona, una inversión grande de fuerza física y emocional para ser miradas y reconocidas por el padre. Fueron niñas acostumbradas al castigo y a la casi nula comunicación emocional en donde el valor de su persona fuera uno de los temas centrales.

Estas niñas, hoy mujeres, recibieron pocas palabras de estímulo, casi ninguna de aliento; igualmente casi ninguna mirada directa, acompañada de una sonrisa (es decir, de aceptación).

Al nunca haberse sentido completadas afectivamente por su padre, ellas van por la vida implorando sin palabras, y a veces camuflajeando su necesidad con orgullo, amor, valoración y aceptación incondicional.

Por eso, como un realización metafórica, dan justamente eso de lo que carecen .
¿Te identificas? Luego de darnos cuenta de una realidad, lo maravilloso es que podemos actuar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

| Patrocinado por: Cheap Car Insurance Quotes Online