Mujeres Extraordinarias

Mujeres y Salud

Post Page Advertisement [Top]

Pareja

Algo nuevo acerca de la sexualidad

¿Qué te puedo decir acerca de la sexualidad que no hayas leído en algún otro lado?

Un tema masticado ad nauseaum y que todavía da para tanto: su carga es inmensa. Con el sexo vendes todo y compras todo.

En este mundo lleno de máscaras, te sorprendería la cantidad de personas - hombres y mujeres - que se sienten sexualmente inadecuadas y no se atreven a abrir el tema en confidencia. Despersonalizada, a mayor medida que la racionalizamos, la proyectamos y la sobreexponemos, menos practicamos la sexualidad.

Antes el material sexual era censurado, obtenible en secreto y a duras penas. Ahora el mercado está saturado, los kioskos aptos para toda la familia también ofrecen revistas en cuyas portadas lucen mujeres en todo tipo de posiciones listas para todo tipo de acción: el misterio revelado, robado de su frágil cobertura. Y con la saturación, la mala información, propagada más rápidamente que el sida e infectando a muchos millones de personas con conceptos que promueven el miedo y el aislamiento.

Estamos bombardeados de imágenes de hombres y mujeres con cuerpos inalcanzables - la mayoría de las veces intervenidos quirúrgicamente – que parece que se la están pasando mucho mejor que nosotros los mortales. Si te sirve de consuelo, probablemente no es así. Pueden tener más dinero y más fama, pero no menos problemas. Y no menos problemas sexuales.

La liberación sexual se fue más rápido de lo que llegó, complicando nuestras vidas indeciblemente. Es más fácil hablar sobre el acto sexual y mirar a otros en sus actos sexuales, que ejercer una sana sexualidad desde el cuerpo regulado.

Porque podemos tener más información que nunca antes en nuestra historia, pero está tan mezclada con mitos, mercadotecnias y pugnas de poder entre aquellos que quieren educar a las masas a su manera, que las verdades son difíciles de distinguir.

En el acercamiento íntimo de dos personas, frecuentemente antecede una ola mediática de fantasmas, pecados inconfesados, memorias, vergüenzas, adicciones, repeticiones, preguntas, miedos, advertencias, desconfianzas,
esperanzas, y expectativas difícilmente realizables. Los bloqueos corporales forman plena armadura y previenen el sentir, y las alarmas de la intimidad esperan delicadamente para sonar y provocarnos el instinto del escape rápido.

La sexualidad como juego de dominio es una especie en extinción y apenas estamos aprendiendo a amar generando placer y concordia y no llamaradas desenfrenadas que incendian mundos y destruyen proyectos.

La sexualidad es tal regalo y tal flor para nosotros que es necesario revisarla cuidadosamente para poder generar mejores encuentros con los otros... y con nosotros mismos. Necesario desanudar el no tan secreto desprecio al cuerpo y dejar de alimentar a la industria basada en su control y su embellecimiento artificial. Sacar a los genitales del área de lo prohibido y regresarlos a un lugar dignificado en el maravilloso organismo humano, perfecto en diseño y funcionamiento, con todo y pene y vagina.

Amas de casa recién divorciadas, después de años de maltrato sexual, van secretamente a las sexshops, donde los encargados les ofrecen tips para abrir sus cuerpos tantos años encadenados. Pero no es necesario abrirlos a través de plásticos y sexo filmado. Hay maneras más dulces de abrir una
flor.

Y no es suficiente sólo abrir el cuerpo. Hay que liberar la mente de todo elemento que genere miedo o inseguridad en cuanto a la sexualidad, ahora desconectada de su función vital y ligada a la enfermedad, la impotencia, la muerte y el condón. Todos esos videos, aditamentos de pasión, penes artificiales y muñecas inflables sólo sirven para alejarte de lo más valioso: tu propio desnudo contigo, o en desnudo acercamiento con otro ser humano.

Una buena sexualidad comienza en un lugar totalmente personal: el lugar donde tú te sientes segura y en confianza. De allí, puedes caminar tan rápido o tan lento como te sea cómodo. Busca lo que te dé placer, lo que le dé placer al otro. La mejor sexualidad va de la mano con el juego, con el humor, con la exploración, con el regreso a la curiosidad y excitación de la niñez, con la confianza en la sabiduría del cuerpo, con ir descubriendo tu belleza con la forma y el tamaño que tengas. El sano amor de pareja y su acompañante sexual se puede dar con personas que se abren a la capacidad de tocar y ser tocadas, de ver y ser vistas, de escuchar y ser escuchadas, de
dar y recibir.

Este tipo de entrega sería... algo nuevo acerca de la sexualidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

| Patrocinado por: Cheap Car Insurance Quotes Online