Mujeres Extraordinarias

Mujeres y Salud

Post Page Advertisement [Top]

Pareja

Adictos al amor apache

-¡Sí, claro!, siempre es igual, cuando te vas, me confirmas que no te importa resolver los problemas de una buena vez!-
-¡Pues sí, me voy, porque nunca puedo hablar contigo, siempre estás de malas!-
-¿Y cómo no voy a estarlo si preferiste pasar el fin de semana con tus amigas y no conmigo?... Bueno, dices que con tus “amigas”, ¿no será más bien tu “amigo”?-
- ¡Ya vas a empezar con tus celos; no puedo ni salir a la esquina porque de inmediato imaginas que te engaño con otro. Eres un inseguro!-
-¡Y tú, una mentirosa!-

Éste es uno de los miles de argumentos con los que, lamentablemente, se puede desatar un conflicto en la pareja, ya sea entre Mariana y Carlos, Aurora y Ernesto o “X” y Z”. Los nombres son lo de menos. Lo más triste es que después de horas de desgaste emocional, este tipo de discusiones nunca se resuelven de manera satisfactoria, pues la energía de ambas personas se enfoca en mantener y acrecentar una lucha de poder sin resolverlo. Este tipo de relaciones son llamadas, comúnmente, de “amor apache” o, en palabras del psicoanalista Salvador Ortiz Freyre, de los “irreconciliables pero inseparables”.

La adicción a las peleas en una relación es un problema tan grave, que puede producir tanto o más daño que la adicción a una sustancia determinada.

El amor apache se presenta en parejas cuyos miembros tienen la necesidad de estar siempre en situaciones límite para descargar la adrenalina acumulada, algo que muchas veces no consiguen, si no es por medio de una relación de pareja violenta; aunque también, como en cualquier otra adicción, refleja un vacío emocional, siendo la pareja el catalizador de esa carencia.

Los focos rojos se encienden cuando tu pareja y tú...
La mayor parte del tiempo se la pasan peleando, aunque a veces ya ni se acuerdan de los motivos.
Se levantan la voz, se dicen groserías o se manotean a la menor provocación.
Se insultan, descalifican o se adjetivan: “eres celoso, inseguro, mentiroso, flojo, torpe, estás loco, gordo; eres insoportable”, por decir lo menos fuerte.
El sentimiento que prevalece en la relación es de miedo y resentimiento.
Los problemas que han tenido en el pasado, son sacados a relucir una y otra vez.
No soportan estar separados mucho tiempo y piensan que “lo mejor de las peleas son las reconciliaciones”.

Qué hacer?
El doctor Ortiz Freyre, recomienda seguir los siguientes pasos:
- En vez de pelear, intenten platicar sus diferencias, estableciendo un compromiso previo en el cual se estipule no levantar la voz, referirse sólo al conflicto actual, sin arrebatarse la palabra y escuchar verdaderamente al otro.
- Eviten la adjetivación en el sentido negativo; es mejor decir “me siento mal cuando no confías en mí”, en lugar de “estás loco, eres celoso y paranoico”. Es necesario tomar en cuenta que las palabras pueden herir más que cualquier otra cosa, pues producen resentimientos que a veces son insuperables.
- Funciona mucho mejor decir: “No me parece, ¿qué podemos hacer para solucionarlo”, que culpar en automático al otro, pues cuando acusamos, nuestra pareja se pone a la defensiva, lo cual puede provocar que se desate nuevamente la violencia.

En la opinión del especialista, lo más recomendable cuando todo indica que se trata de una relación destructiva, es asistir a terapia de pareja, pues si se desea y se atiende con especialistas en la materia, es posible revertir esa situación, de lo contrario, se corre el riesgo de más peleas que pongan en peligro la integridad física y emocional de alguna de las partes.

Es importante recordar que en las relaciones de pareja, todos merecemos sentirnos valorados, que nos traten con dignidad, respeto, integridad y amor. Es hora de darnos la oportunidad de construir relaciones amorosas que nos impulsen a crecer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

| Patrocinado por: Cheap Car Insurance Quotes Online